El Papa reclamó el fin de la violencia