Según el cardenal Re. "El Papa se abandona sereno a Dios"