El Papa se mostró por primera vez con un bastón