Tras reunirse con el Papa, Pérez Esquivel reiteró: "Francisco no fue cómplice de la dictadura"

El pontífice recibió en audiencia al Premio Nobel de la Paz argentino; "Hablamos de que los derechos humanos son integrales", contó Pérez Esquivel
(0)
21 de marzo de 2013  • 08:25

El papa Francisco recibió esta mañana en una audiencia privada al Premio Nobel de la Paz argentino Adolfo Pérez Esquivel, activista de los derechos humanos que en los últimos días rechazó con vehemencia las acusaciones que recibió Jorge Bergoglio por su rol durante la última dictadura cívico-militar argentina.

Tras la reunión, Pérez Esquivel dio una conferencia de prensa en una terraza con vista a la cúpula de la Basílica de San Pedro. "Tuvimos una reunión, fue un reencuentro, porque ya nos conocíamos. Lo vi bien, tratando de interiorizarse, pero seguro y dispuesto a cumplir con su mision apostólica", contó.

"Hablamos de varios temas, del desafío que representa que haya un papa latinoamericano por primera vez. Hablamos sobre derechos humanos. Me dijo que hay que buscar verdad, justicia y reparación, hablamos de que los derechos humanos son integrales y que no hay que limitar[los] a los asesinatos de la dictadura, sino también a la pobreza, el ambiente y la vida del pueblo", explicó.

"Me pidió que rezara por él y me comprometí para acompañarlo", sostuvo Pérez Esquivel.

La semana pasada, ante las acusaciones sobre una presunta complicidad de Bergoglio con la dictadura, Pérez Esquivel había descalificado públicamente esas denuncias. "Hubo obispos que fueron cómplices de la dictadura, pero Bergoglio no", había dicho el premio Nobel de la Paz 1980.

Hoy, tras la reunión con el Papa, reiteró esa defensa. "Hubo obispos cómplices, pero no Bergoglio. Quizás no acompañó en la lucha pero si hizo una diplomacia silenciosa. Creo que [Horacio] Verbitsky comete muchos errores con acusaciones de ese tipo", aseguró.

Jueves Santo

Con el papa Francisco habrá que acostumbrarse a estar atentos al significado de sus gestos. Fiel a su estilo abierto, pragmático, simple, cercano, el pontífice celebrará la misa del Jueves Santo en una cárcel para menores de Roma.

El pontífice sorprende con la decisión: hasta ahora, el Jueves Santo sólo se celebraba la Misa Crismal en la Basílica de San Pedro.

La misa en el Instituto Penal de Casal del Marmo, donde se encuentran recluidos chicos y chicas, se celebrará a las 17.30 hora local (16.30 GMT).

La sala de prensa del Vaticano explicó que cuando Francisco era arzobispo de Buenos Aires solía celebrar misa en lugares como cárcel, hospital, comedor, escuela, casa de acogida.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.