El papelón de Gordon Brown al dejar un micrófono abierto