Grecia: en medio de los disturbios, aprueban el plan de ajuste

El paquete aprobado por el Parlamento griego exige profundos recortes salariales, de pensiones y de empleos; los graves incidentes se propagaron por todo el país
(0)
12 de febrero de 2012  • 21:20

ATENAS (Reuters).-El Parlamento griego aprobó el lunes un proyecto de ley profundamente impopular para asegurar un segundo rescate financiero de la Unión Europea y del Fondo Monetario Internacional, mientras edificios ardían en el centro de Atenas y la violencia se propagaba por el país.

Cines, cafés, tiendas y blancos fueron incendiados en el centro de Atenas el domingo por la noche mientras manifestantes que usaban máscaras negras combatían contra la policía fuera del Parlamento.

La televisión estatal informaba que la violencia se había propagado a las islas turísticas de Corfú y Creta, la ciudad de Tesalónica, en el norte, y poblados en el centro de Grecia.

Tiendas fueron saqueadas en la capital, donde la policía dijo que 34 edificios estaban en llamas.

El primer ministro, Lucas Papademos, denunció el peor quiebre del orden desde el 2008, cuando la violencia se apoderó de Grecia por semanas después de que la policía abatió a tiros a un escolar de 15 años.

"El vandalismo, la violencia y la destrucción no tienen lugar en un país democrático y no serán tolerados", dijo Papademos al Parlamento cuando éste se preparaba para votar sobre el nuevo rescate de 130.000 millones de euros para salvar a Grecia de una bancarrota caótica.

Papademos manifestó a los legisladores poco antes de la votación que estarían gravemente equivocados si rechazaran el paquete que exige profundos recortes salariales, de pensiones y de empleos, pues eso amenazaría el lugar de Grecia en Europa.

"Sería una enorme injusticia histórica si el país desde el que surgió la cultura europea (...) alcanzara la bancarrota y fuera obligado, debido a un error más, al aislamiento nacional y a la desesperanza nacional", sostuvo.

El caos fuera del Parlamento mostró lo difícil que será implementar las medidas. "Estamos enfrentando la destrucción. Nuestro país, nuestro hogar, se ha vuelto propenso a arder, el centro de Atenas está en llamas. No podemos permitir que el populismo queme nuestro país", declaró al Parlamento el legislador conservador Costis Hatzidakis.

El aire en la Plaza Syntagma fuera del Parlamento estaba enrarecido con gas lacrimógeno disparado por la policía antidisturbios durante sus combates con jóvenes que destruían barandillas de mármol y lanzaban piedras y bombas mólotov.

Aterrorizados griegos y turistas escaparon de las calles y de las nubes de gas lacrimógeno, llenando las entradas de hoteles en busca de refugio, mientras líneas de policías luchaban por contener el caos.

La televisión estatal NET reportó que también se habían desatado problemas en Heraclión, capital de Creta, así como también en las localidades de Volos y Agrinio, en el centro de Grecia.

ATENAS EN LLAMAS

En las calles, muchos locales comerciales estaban en llamas, incluyendo la construcción neoclásica del cine Attikon, que databa de 1870, y el edificio que albergaba la Asty, un cine bajo tierra usado por la Gestapo como una cámara de tortura durante la Segunda Guerra Mundial.

En una pugna que se extendió por horas, manifestantes lanzaron bombas caseras con latas de gasolina ante el avance de la policía antidisturbios al otro lado de la plaza, que utilizaban gases lacrimógenos y granadas aturdidoras. Dentro del Parlamento podían oírse fuertes estruendos.

Antes de la votación, el ministro de Finanzas, Evangelos Venizelos, dijo al Parlamento que Grecia no tiene una salida fácil y que la alternativa al rescate internacional -la bancarrota y la salida de la zona euro- sería mucho peor para los griegos.

"La decisión no es entre sacrificio y nada de sacrificios en absoluto, sino entre sacrificios y otros inimaginablemente más duros", dijo en un acalorado debate que se esperaba se extendiera hasta bien entrada la noche.

Grecia necesita los fondos internacionales antes del 20 de marzo para cumplir con repagos de deuda por 14.500 millones de euros o sufrir una cesación de pagos caótica que podría afectar a toda la zona euro.

La Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional afirman estar cansados de promesas rotas por parte de Grecia y que los fondos serán liberados sólo con el claro compromiso de parte de los líderes políticos griegos de que implementarán las reformas sin importar quién gane las elecciones en abril.

Alemania, la mayor economía de la zona euro, aumentó la presión el domingo cuando dijo que el grupo necesita acciones, no palabras.

El proyecto de ley establece recortes por 3.300 millones de euros (4.350 millones de dólares) en salarios, pensiones y empleos sólo este año.

Además, presenta un canje de bonos para aliviar la carga de deuda de Grecia con la reducción del valor real de las tenencias de los acreedores privados en un 70 por ciento.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.