El plan migratorio vuelve a dejar expuestas las divisiones en la UE