El PMDB, el eterno garante del poder