El poder económico presiona para que el PP y el PSOE pacten un gobierno