El polémico presidente de Filipinas ofrece 43.000 dólares por delatar a policías corruptos