El presidente de Malaui tuvo que dejar el palacio por los "fantasmas"