El príncipe noruego se casa hoy en medio de la controversia

La novia de Haakon es madre soltera Entre los invitados hay miembros de la realeza europea La pareja hará luego una gira por el país El padre del hijo de la prometida fue procesado por tráfico de cocaína
La novia de Haakon es madre soltera Entre los invitados hay miembros de la realeza europea La pareja hará luego una gira por el país El padre del hijo de la prometida fue procesado por tráfico de cocaína
(0)
25 de agosto de 2001  

OSLO.- El príncipe Haakon, heredero del trono noruego, planea realizar una larga gira por el reino poco después de su casamiento, que se celebrará hoy, en medio de controversias respecto de que su elección de la novia afecta negativamente la popularidad de la monarquía.

Se espera que gran parte de la realeza europea asista a la ceremonia que se hará en la Domkirke, la catedral de Oslo. Pero también están invitados diez drogadictos y prostitutas en vías de rehabilitación en una misión cristiana en la capital noruega, que estarán presentes como parte de un grupo de "gente común".

Los preparativos de la fiesta nupcial han sido opacados por los persistentes cuestionamientos respecto del carácter apropiado y la adaptabilidad de la novia, Mette-Marit Tjessem Hoiby, de 28 años, que es madre soltera y solía frecuentar ciertos antros de diversión nocturnos de Oslo en los que corría la droga.

El padre de su hijo de 4 años, Marius, es un procesado traficante de cocaína.

La pareja iniciará la primera de sus dos giras por Noruega -en el yate real y por tren- poco después de contraer matrimonio. Se espera que la futura reina, que comenzó e interrumpió varias veces sus estudios desde que se convirtió en madre, abandone sus planes de volver a la universidad.

El príncipe Haakon expresó que al pueblo le agradará su rubia y encantadora novia una vez que llegue a conocerla más. Sin embargo, costará convencer a muchos, particularmente a los noruegos de más edad y de ideas más conservadoras.

Un movimiento republicano creado hace poco sostiene que tiene cada vez más apoyo; hace unos diez años, el 96 por ciento de los noruegos se consideraba monárquico. En una encuesta reciente, el 23 por ciento de los noruegos se pronunció en favor de la abolición de la monarquía.

"Pienso que es sumamente triste que el príncipe heredero haya elegido una muchacha de tan baja condición", lamentó en una entrevista que concedió a un diario el pastor protestante Paul Gerhardt Birkeland antes de ser llamado a silencio por su obispo.

Mientras tanto, Tjessem Hoiby ya mostró indicios de resistencia a vivir como miembro de la familia real. Hace unos días, entrevistada por una revista alemana, no sólo contrarió las insinuaciones de que sería una especie de Cenicienta, sino que se quejó de que, desde su compromiso en diciembre último, tenía cada vez menos control de su propia vida.

"Ojalá pudiera decidir cómo pasar los días, pero de eso, en gran medida, se encarga ahora el palacio real. Tengo menos libertad que antes", comentó Tjessem.

Cuestionamientos

No es ésta la primera vez que se cuestiona la vida amorosa de los miembros más jóvenes de la familia real noruega. La hermana mayor de Haakon, la princesa Martha Louise, fue citada en un juicio de divorcio por un empleado administrativo de un supermercado de Asda que estaba casado con una amazona. Ari Behn, actual novio de la princesa, animó hace poco un programa de la TV noruega en el que aparecieron prostitutas, y en el que se vio que algunas de ellas consumían cocaína.

"La monarquía se está cavando la propia fosa. Primero fue Mette-Marit Tjessem Hoiby y su irrefrenable recorrido de fiesta en fiesta, y ahora Ari Behn mezclado con esas mujeres y la droga", se indignó un ministro.

Cómo han cambiado los tiempos. El rey Haroldo, padre del príncipe Haakon, fue obligado a esperar diez años antes de que le permitieran contraer matrimonio, en 1968, con la actual reina Sonja, que había sido considerada inapropiada no porque tuviera un pasado deshonroso, sino porque era hija de un comerciante.

Otras sorpresas

Haakon no es el único miembro de la realeza europea cuya elección de una novia dejó atónito a más de uno.

El príncipe heredero de Holanda, Willem Alexander, inquietó a muchos de sus futuros súbditos con sus planes de casarse el año próximo con Máxima Zorreguieta, de 29 años, una muchacha oriunda de la Argentina cuyo padre fue ministro del régimen militar que gobernó ese país desde 1976 hasta 1983. Algunos diarios holandeses sugirieron que debía renunciar a su derecho al trono.

El príncipe Felipe, heredero de la corona de España, tiene actualmente los mismos inconvenientes. El problema con Eva Sannum, la modelo noruega que suele desfilar vestida con prendas de lencería y con quien muchos creen que el príncipe español se casará, no es que tenga un pasado deshonroso, o padres políticamente embarazosos. Parece que para muchos de los súbditos españoles, Eva no es suficientemente elegante y decorosa.

"No es más que una modelo de segundo nivel", expresó con desdén Ramón Pérez-Maura, editor del diario español ABC, de tendencia conservadora. Y respecto de los padres de la modelo, el periodista murmuró: "Su madre se casó con un mozo al que conoció en un bar de la isla griega de Rodas".

Expectativa por Felipe y Eva

MADRID (De nuestra corresponsal).- Hasta algunos diarios nacionales lo pusieron ayer en tapa: el príncipe Felipe de Borbón y su supuesta novia -la modelo noruega Eva Sannum- ya están en Oslo para asistir hoy a la boda del heredero noruego. Y en España, pocas cosas importan hoy más que eso.

No tanto porque importe lo que ocurra con el príncipe contrayente Haakon Magnus y su novia, la rubia, plebeya y ex rebeldísima Mette-Marit. Aquí lo que importa es que en los salones de la fiesta estará la reina Sofía de Borbón, la madre de Felipe, que al parecer, no le tiene mucha simpatía a la "supuesta" novia que eligió el hijito. Ambas -griega y noruega- estarán hoy bajo el mismo techo vikingo.

Felipe tiene 33 años, es el único hijo soltero de los tres que tienen los reyes españoles y en medios locales lo presionan para que se case de una vez.

Hace cuatro que se lo vincula sentimentalmente con la modelo noruega Eva Sannum, a quien muchos españoles conocen bien a partir de sus topless en el Mediterráneo o sus fotos modelando ropa interior. Y se preguntan si es la "mujer ideal" para ser algún día reina.

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.