Opinión. El progresismo no puede seguir callado ante la farsa en la que se ha convertido el chavismo