El rastro del “depredador” de España