El reclamo de Kirchner, atendido