El regreso de Lagos, reflejo de la falta de renovación política en Chile