El reto subversivo del Cavaliere

Antonio Elorza
(0)
28 de noviembre de 2013  

MADRID.- La profecía de Nanni Moretti se cumplió con creces. En su película El caimán , de 2006, Moretti repasaba la trayectoria de negociante y político de Berlusconi, siempre a la sombra de desplantes, engaños y posibles delitos, que llevaba inexorablemente a un enfrentamiento final con la justicia.

Al ser condenado, el Caimán desencadenaba toda la violencia de los suyos contra los jueces, sin que le importara que ardiese el Palacio de Justicia. Ahora va más allá: el incendio roza ya al orden democrático.

De los fraudes que motivaron la condena, por no hablar de la otra condena en primera instancia por prostitución de menores (el caso "Ruby Robacorazones", la "sobrina de Mubarak"), hasta ayer ni palabra.

La supuesta bufonada que hizo reír al premier Letta, apoyando por sorpresa al gobierno en octubre, no fue tal, sino el único medio de mantener el enlace con sus apoyos sociales (los empresarios, la Iglesia) y con los berlusconianos gubernamentales, con el delfín Alfano a la cabeza.

Tumbar sin más al gobierno "de amplios acuerdos" era excesivo. Sólo que, al renovar sus ministros la lealtad al jefe, quedaban atrapados por la exigencia de serle fieles en el futuro. Para que tregua no fuera paz, hizo entrar entonces a sus radicales, auténticos "lealistas", encargados de denunciar la traición de Alfano y los "moderados", hasta que éstos, minoritarios, se vieron empujados a crear su propio partido, mientras Berlusconi se dejaba llevar en la refundación de Forza Italia. A partir de aquí, la guerra abierta, al aproximarse el voto del Senado donde se decidió la expulsión de Berlusconi. Contra el PD, contra el gobierno y, sobre todo, contra el presidente Napolitano, culpable de recomendar serenidad y no indultar al condenado.

Napolitano es para Berlusconi el objetivo por destruir, en el marco de su reto subversivo contra las instituciones. En su periódico, Il Giornale, los insultos dejan atrás a los de la antigua prensa fascista. Napolitano, escribe su director, "es la cabeza de una conspiración que trata de subvertir la voluntad popular. Es un viejo amargado y de mala fe, indigno de ocupar los más altos cargos del Estado". Estamos ante una brutal incitación a la violencia para las manifestaciones de forzisti iniciadas ayer, dirigidas a imponer la impunidad de un delincuente frente al Estado de Derecho, con el respaldo de su coro mediático. Futuro incierto.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.