El rey Juan Carlos pidió firmeza en la lucha contra el terrorismo

El monarca apeló al consenso y a la prudencia en la reforma de la Constitución española propuesta por el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero
(0)
22 de abril de 2004  • 14:13

MADRID.- El rey Juan Carlos inauguró en un acto solemne la VIII legislatura de las Cortes con un discurso en el que pidió unidad y firmeza en la lucha contra el terrorismo, y apeló al consenso y a la prudencia en la reforma de la Constitución propuesta por el nuevo gobierno socialista.

El Congreso se vistió de gala para la ocasión y abrió la puerta de los Leones -utilizada sólo en ocasiones especiales- por donde ingresó la familia real.

El jefe del Gobierno, el socialista José Luis Rodríguez Zapatero, y los miembros de su nuevo ejecutivo ocuparon por primera vez el banco azul, donde en los últimos años se sentó José María Aznar.

La apertura de la legislatura, celebrada en el Congreso de los Diputados con la presencia de todos los legisladores electos en las elecciones del 14 de marzo, comenzó con un minuto de silencio en homenaje a las víctimas de los atentados del 11 de marzo.

"Para todos ellos, para sus familias, queremos que sepan que siempre estarán en el corazón y en el espíritu de nuestro Parlamento", afirmó el presidente del Congreso Manuel Marín.

Las primeras palabras del monarca, quien presidió el acto junto a la reina Sofía y el Príncipe de Asturias, estuvieron también dirigidas al más brutal atentado sufrido por España: "Sean mis primeras palabras de profundo homenaje hacia cuantos perdieron la vida, de afecto y cercanía a sus familiares, así como de llamamiento a la unidad y firmeza de todos los demócratas en la lucha contra el terrorismo".

"El 11 de marzo una nueva dimensión del terrorismo ha asolado a la sociedad española. Resulta evidente que acabar con el terrorismo tiene que constituir, en esta Legislatura, un objetivo prioritario del conjunto de las fuerzas democráticas", subrayó el monarca, que también abogó por la intensificación de la "cooperación internacional, especialmente en el ámbito europeo" en la lucha contra el terrorismo.

El rey pidió consenso en la reforma de la Constitución que se realizará a propuesta del gobierno socialista.

Sus "eventuales adaptaciones, siempre conforme a las reglas y procedimientos que fija para ello, deben acometerse con el mismo espíritu de consenso que permitió alumbrarla" en 1978.

La petición de prudencia ocupó buena parte del discurso del monarca: "Una vez más apelo a la prudencia y a la responsabilidad, a los hábitos del diálogo sincero, del consenso y la moderación, para preservar y fortalecer juntos los pilares esenciales de nuestra convivencia".

En el ámbito internacional, el rey subrayó la labor de promoción y defensa "con eficacia de los intereses de España en el concierto internacional, como Estado miembro de la Unión Europea, fiel a su valiosa dimensión iberoamericana, a sus lazos mediterráneos y a sus vínculos transatlánticos".

Marín aprovechó la ocasión para, en nombre de las Cortes Generales, desear al Príncipe de Asturias y a su futura esposa "todo tipo de venturas en su próximo matrimonio".

La prometida del heredero de la corona, la periodista Letizia Ortiz, presenció la ceremonia junto a las Infantas Elena y Cristina y sus respectivos esposos, Jaime de Marichalar e Iñaki Urdangarín.

A diferencia de la apertura de la anterior legislatura, hoy estuvieron presentes en el Congreso el presidente del gobierno autónomo vasco, Juan José Ibarretxe (Partido Nacionalista Vasco), y los ocho diputados de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), tras un debate en el partido celebrado ayer.

Fuente: ANSA

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.