El editorial de La Tercera, de Chile. El rostro que refrescó al oficialismo