Merkel apostó por el euro, pero quizá lo hizo muy tarde