El secuestro y asesinato de un joven palestino eleva la tensión en Jerusalén

Palestinos protagonizaron disturbios tras el asesinato
Palestinos protagonizaron disturbios tras el asesinato Fuente: Reuters
El crimen es similar al de los tres israelíes hallados muertos el lunes, por lo que algunos consideran que se trata de una venganza; hubo disturbios en repudio por el hecho
(0)
2 de julio de 2014  • 11:03

JERUSALÉN.- El secuestro y asesinato de un adolescente palestino hoy volvió a elevar aún más la tensión en Medio Oriente, donde consideran que la tragedia es parte de una represalia por el asesinato de tres jóvenes israelíes en Cisjordania, mientras que el primer ministro del Estado hebreo, Benjamin Netanyahu, habló de un crimen "despreciable".

El adolescente, Mohamad Abu Khdeir, de 16 años, fue secuestrado cuando hacía dedo en el barrio de Shuafat, en Jerusalén Este, ocupada y anexada por Israel.

El cuerpo del joven, con "marcas de violencia", fue hallado en Jerusalén Oeste, indicó la radio militar israelí.

El presidente palestino Mahmud Abas exigió en un comunicado que Israel "tome medidas concretas en el terreno para detener los ataques de colonos y el caos resultante de estas agresiones".

En una declaración separada, el portavoz de la presidencia palestina Nabil Abu Rudeina culpó a las autoridades israelíes del crimen. "Israel es completamente responsable del asesinato del adolescente y exigimos que se encuentre a los autores" del crimen, dijo.

Este crimen ha desatado una ola de disturbios en el barrio palestino de Shuafat, en el este de Jerusalén, donde 200 palestinos lanzaron piedras contra la policía antidisturbios israelí, sin registros de heridos.

Poco después de las declaraciones palestinas, Netanyahu publicó un comunicado en el que calificó de "crimen despreciable" el secuestro y asesinato de Mohamad Abu Khdeir y pidió la "apertura de una investigación para encontrar a los autores".

El secuestro y asesinato de este joven podría ser un acto en represalia por el asesinato de tres jóvenes israelíes, secuestrados el 12 de junio cuando hacían dedo en Cisjordania y encontrados sin vida el lunes, según estiman varios medios, aunque la policía declaró explorar "todas las pistas".

Israel sostiene que los extremistas del grupo palestino Hamas los mataron. El grupo no ha confirmado ni desmentido esta denuncia.

Ayer, los tres adolescentes seminaristas judíos fueron enterrados en un funeral al que acudieron decenas de miles de personas. Mientras los adolescentes eran enterrados en la ciudad de Modi'in, varios cientos de manifestantes israelíes, algunos gritando "Muerte a los árabes", bloqueaban la entrada principal a Jerusalén.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, instó en un comunicado a la policía a "investigar velozmente quién estaba detrás del abominable asesinato y su motivo". Pidió a todas las partes "no hacer justicia por mano propia".

El ejército israelí seguía mientras tanto adelante con su operación para encontrar a los responsables del secuestro y asesinato de los tres jóvenes, con la detención de 42 palestinos durante la noche del martes. Al mismo tiempo, destruyó la vivienda de un miembro del movimiento islamista de Hamas acusado de implicación en el asesinato de un policía israelí en Cisjordania el 14 de abril.

Agencias EFE, AFP y Reuters

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.