El segundo paro y el "fuego amigo" mantienen la presión sobre Duque

La movilización de ayer contra el gobierno de Duque fue masiva en Bogotá
La movilización de ayer contra el gobierno de Duque fue masiva en Bogotá Fuente: AFP - Crédito: Raúl Arboleda
El núcleo duro de la protesta le exige al presidente una negociación directa, al margen de la mesa de diálogo nacional; un exministro cercano a Uribe le exigió que abandone el cargo
Daniel Lozano
(0)
28 de noviembre de 2019  

BOGOTÁ.- Las marchas pacíficas regresaron a las calles de Colombia, por segunda vez en solo siete días, para ratificar que el descontento nacional es mucho más profundo que el enfado de un solo día. El país que "cacerolea" con tanta fuerza como Venezuela, reparte abrazos a los policías, entona protestas sinfónicas y reclama por una vida mejor es muy distinto al que durante décadas llenaba páginas de diarios y reportajes televisivos con las batallas de película que se sucedían en selvas y montañas. Llegó la paz y con ella nuevas aspiraciones.

Ayer no se alcanzaron las cifras multitudinarias del 21 de noviembre, pero en Bogotá varias avenidas y la simbólica Plaza de Bolívar, corazón político del Estado, volvieron a llenarse con gente y con proclamas. En Medellín, Cali, Barranquilla, Cartagena, Bucaramanga y otras ciudades se repitieron escenas parecidas: protestas numerosas en una sociedad activa que recobró buena parte de su pulso laboral.

Sobre el segundo paro nacional gravitó la muerte de Dilan Cruz, cuyo rostro incluso ya se exhibe en caretas. El espíritu pacifista de la familia del joven, muerto tras recibir el impacto de una granada de gas lanzada por la policía antidisturbios, marcó la jornada desde la primera hora en un país que de tanto sufrir la violencia la detesta. Violencia que durante varios días desplegaron radicales, vándalos y subversivos, como demostró el ataque del martes en Neiva contra un contingente policial.

La gobernación ofreció una recompensa para encontrar al enmascarado que lanzó un artefacto explosivo contra el patrullero Arnoldo Veru, que lucha por su vida tras ser operado. Más de 340 policías resultaron heridos o lesionados durante la semana, según datos oficiales. La fuerza pública también publicó carteles con los rostros de los vándalos más buscados.

A la misma hora de la marcha capitalina, a muy pocos metros de la estatua de Simón Bolívar, los líderes del Comité Nacional del Paro discutían con los partidos políticos en el interior del Congreso. Y lo hacían para buscar "soluciones inmediatas" en doble sentido: en la agenda legislativa del Parlamento y con las reivindicaciones adelantadas al presidente Iván Duque el día anterior. El comité le exigió que negocie directamente con ellos, pero al margen del resto de invitados a la "conversación nacional".

"Ellos decidieron retirarse, pero me parece un mensaje equivocado. Conversar no es llegar con el reclamo unilateral y poner una exigencia sobre la mesa", criticó por su parte el presidente. Realmente no se trató de una sola exigencia, sino de un largo rosario de 16, algunas de ellas inasumibles para el gobierno conservador, como la supresión de la polémica Esmad (la brigada antidisturbios) y la toma de decisiones gubernamentales mano a mano con las organizaciones.

Este reclamo tan inflexible confirma que el presidente está situado bajo una presión inédita, la de casi todos, empezando por el Movimiento Universitario Estudiantil, que ayer adelantó que continuará en las calles.

O la más peligrosa, la de dirigentes de su propio partido, el Centro Democrático (CD). El ataque directo del exministro Fernando Londoño encontró respuesta en Duque, que olvidó de nuevo su proverbial templanza para definirlo como "mezquindades y expresiones de odio". Londoño reclama que abandone su cargo para dejar paso a la vicepresidenta, Marta Lucía Ramírez.

"Él [Londoño] siempre tendrá motivaciones que son más provenientes de su odio y de su propia bilis para atacarme a mí y a otras personas. Yo no me puedo desgastar en atenderles los odios a ciudadanos que no quieren construir", agregó Duque.

En cambio para Álvaro Uribe, padrino político de Duque pero muy cercano a Londoño, su exministro solo trató de hacer públicas las "preocupaciones" normales ante la situación del país. Uribe desmintió tajantemente que encabece ninguna operación contra Duque.

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.