España. El separatismo catalán vuelve a desafiar al gobierno de Rajoy