Por ahora no habrá un referéndum por la independencia. El separatismo tendrá que esperar en Quebec