La convención demócrata: el vicepresidente aceptó la candidatura. El sexgate empañó la gran noche de Gore