Terremoto en Europa: una controversia que vuelve. El shock deja lugar a la bronca por daños que se podrían haber evitado