El sinuoso camino que recorre un cura de Etiopía para llegar a su capilla, en un precipicio

El espectacular camino diario de un cura para llegar a su capilla sobre un peligroso precipicio

02:57
Video
(0)
20 de febrero de 2018  • 00:38

En las remotas montañas de Gheralta, en Etiopía, un cura recorre un sinuoso camino cada día para llegar a su iglesia, que se encuentra cavada en la pared de un risco, sobre un precipicio de 250 metros. “No tengo temor cuando trepo hacia la capilla porque lo hago todos los días. Es muy difícil, pero me parece realizable”, cuenta Haylesilassie. La caminata le lleva casi dos horas y la ascensión incluye una sección vertical de 10 metros, que escala sin cuerdas ni zapatos.

La capilla fue construida por el sacerdote egipcio Yemata y se estima que data del siglo VI. “Me levanto muy temprano en la mañana y trabajo en la casa hasta las 6, cuando está preparada mi comida”, continúa el cura, que pasa la mayor parte de su tiempo leyendo libros antiguos en la montaña. Define el lugar donde vive como muy tranquilo y con nadie con quien hablar. “Cuando se pone el sol cierro la capilla y me voy a casa”.

Aunque todos los curas de esa capilla fueron enterrados allí al morir, ninguno de ellos pereció en la riesgosa escalada.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.