El temor a más ataques dispara la venta de armas