El temor al fraude, otra vez presente