El teólogo gay del Vaticano denuncia que la prohibición de homosexuales es “injusta e inhumana”