El tifón más potente del año azotó Filipinas y dejó al menos 100 muertos