El "topo", todavía sin un refugio seguro