El Vaticano salió a despegar al Papa del escándalo que rodea a un obispo argentino

Gustavo Zanchetta está acusado de varios comportamientos escandalosos cuando era obispo de Orán
Gustavo Zanchetta está acusado de varios comportamientos escandalosos cuando era obispo de Orán Fuente: AP - Crédito: Javier Corbalán
Elisabetta Piqué
(0)
22 de enero de 2019  • 10:41

ROMA.- Por segunda vez en menos de tres semanas, el Vaticano salió hoy a defender al Papa y a despegarlo del escándalo que rodea al obispo argentino Gustavo Oscar Zanchetta, acusado de abusos por algunos sacerdotes de la diócesis de Orán, que presidió entre 2013 y 2017.

"En relación a artículos publicados recientemente por algunos órganos de información y a algunas reconstrucciones erróneas, puedo reiterar con firmeza lo que ya declaré el 4 de enero pasado", dijo el vocero papal interino, Alessandro Gisotti.

Aunque no lo mencionó, el vocero se refirió a una investigación que publicó el domingo pasado AP, que aseguró que el Vaticano recibió informes en 2015 y 2017 que indicaban que Zanchetta se habría tomado selfies desnudo en actitudes obscenas y que presuntamente tuvo conductas sexuales inapropiadas con seminaristas.

El 4 de enero pasado, tras un artículo de El Tribuno de Salta que indicó que Zanchetta decidió irse de Orán no por motivos de salud, sino por acusaciones por abusos sexuales, de poder y de conciencia, Gisotti admitió que este obispo, de 54 años, se encuentra bajo investigación preliminar. Gisotti entonces subrayó que las acusaciones contra Zanchetta surgieron en los últimos meses, casi un año después de que el Papa lo designara como "asesor" del Apsa (Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica) el ente que administra las propiedades del Vaticano. Ahora, no obstante, se encuentra apartado de este cargo que había sido creado "ad hoc" y que, según pudo saber LA NACION, no era relevante.

El 4 de enero Gisotti dijo, además, que al momento de su renuncia, en julio de 2017, Zanchetta le había pedido a Francisco que lo dejara salir de Orán porque tenía relaciones difíciles con sus sacerdotes y era "incapaz de gobernar el clero". Destacó, por otro lado, que "al tiempo de la renuncia había acusaciones en su contra por autoritarismo, pero no por abuso sexual".

En el comunicado de hoy, con el cual el Vaticano volvió a desmentir con fuerza las especualciones surgidas en torno a que el Papa trajo a Zanchetta al Apsa para defenderlo, Gisotti reiteró que "el caso está siendo investigado y que al final del procedimiento se informará sobre los resultados".

Muy delicado porque en un mes tendrá lugar una cumbre en el Vaticano a la que convocó el Papa para discutir sobre el tema de la protección de menores, el caso Zanchetta se ha vuelto un nuevo dolor de cabeza para Francisco. Algunos temen que pueda convertirse en un "caso Barros II", en referencia al obispo chileno Juan Barros, que el Papa por error defendió contra viento y marea de las acusaciones de encubrimiento y que resultó el detonante de una investigación y de una purga aún en curso en la Iglesia chilena.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.