El Vaticano sigue con atención la cumbre, pero no habrá mensaje del Papa

Francisco no emitirá ninguna declaración en referencia a la cumbre de líderes del G-20 en Buenos Aires
Francisco no emitirá ninguna declaración en referencia a la cumbre de líderes del G-20 en Buenos Aires
Elisabetta Piqué
(0)
29 de noviembre de 2018  • 15:59

ROMA.- Aunque el Vaticano sigue desde lejos con atención el evento, en un fiel reflejo de la relación distante entre el Papa y el presidente de su país, Mauricio Macri, no habrá ningún mensaje pontificio en ocasión del G-20 que se celebra en Buenos Aires, el primero en América Latina.

¿Por qué no habrá mensaje del Papa, que el 7 de julio de 2017, en ocasión de la reunión del G-20 de Hamburgo, le escribió una carta a la canciller Angela Merkel, anfitriona del encuentro? Porque esta vez no hubo ningún pedido al respecto de parte del Gobierno, según pudo saber LA NACION de fuentes bien informadas del Vaticano. Además, no es automático que haya mensajes papales para cada evento de este tipo, explicaron.

La epístola que Francisco escribió para el G-20 de Hamburgo, de hecho, "respondió a un oportuno pedido" realizado en su momento por Merkel, política con la que Jorge Bergoglio siempre tuvo gran sintonía y a quien había recibido en el Vaticano poco antes de la cumbre, el 17 de junio de 2017. Esa audiencia fue la sexta que el Pontífice tuvo con la líder conservadora alemana, que superó el récord de la expresidenta Cristina Kirchner (recibida cuatro veces en el Vaticano).

En el mensaje en ocasión del G-20 de Hamburgo, el Papa, con su habitual estilo simple y directo, le había pedido a los jefes de Estado y de gobierno de las mayores economías mundiales, así como a las máximas autoridades de la Unión Europea que buscaran "soluciones progresivas y no traumáticas" al "drama de las migraciones". También había llamado a "ponerle fin a inútiles matanzas", a detener la carrera armamentista y a darle "prioridad absoluta a los pobres". "En cada una de las fases de actuación de las medidas políticas hace falta darle prioridad absoluta a los pobres, a los refugiados, a los sufrientes, a los desplazados y a los excluidos, sin distinción de nación, raza, religión o cultura y de rechazar los conflictos armados", había indicado el exarzobispo de Buenos Aires.

Se cree que, quizás, Macri prefirió evitar declaraciones similares en un nuevo mensaje, consciente del uso político interno que muchos suelen darle a las palabras del Papa en su madre patria, más aún, en tiempos difíciles y preelectorales.

En el primer año de su pontificado, el 5 de septiembre de 2013, en el marco de una fuerte ofensiva diplomática por la paz, Francisco le había enviado una carta al presidente ruso, Vladimir Putin, anfitrión del G20 de San Petersburgo, para condenar la masacre en acto en Siria y pedirle a cada uno de sus líderes "abandonar cualquier vana pretensión de una solución militar". En un momento de gran tensión entre las dos superpotencias, Putin leyó entonces esa carta ante sus pares del planeta.

Francisco no es el primer Papa que se dirige a este grupo selecto. En abril de 2009, en ocasión del G-20 de Londres, también su predecesor, Benedicto XVI, papa emérito, le había escrito una misiva a los líderes del mundo allí reunidos.

Más allá de la ausencia de un mensaje de Francisco al G-20 que se celebra esta vez en su ciudad natal, en el Vaticano señalaron que sí envió un mensaje a los participantes del Forum Interreligioso G-20, que tuvo lugar en Buenos Aires a fines de septiembre, en vista del encuentro actual. En ese mensaje, Francisco recordó que "cualquier intento de buscar un auténtico desarrollo económico, social o tecnológico ha de tener en cuenta la dignidad del ser humano, la importancia de mirar a cada persona a los ojos y no como un número más de una fría estadística". E invitó a las diversas religiones a un "diálogo constructivo para encontrar, entre todos, las mejores soluciones a los problemas que nos afectan a todos".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.