El escenario. El verdadero ganador: Obama