El vicepresidente de Uruguay, en riesgo de perder el cargo