El vicepresidente de EE.UU. tuvo que desempatar en el Senado para confirmar a la polémica secretaria de Educación