El escenario. El viejo debate de la soberanía vuelve a escena