Coronavirus en tiempo electoral: cómo altera los calendarios en todo el mundo

Elecciones municipales en Francia, cuando el coronavirus ya era una realidad
Elecciones municipales en Francia, cuando el coronavirus ya era una realidad Fuente: LA NACION - Crédito: Jeff Pachoud/AFP
Ramiro Pellet Lastra
(0)
24 de marzo de 2020  • 14:01

La pandemia del coronavirus se llevó todo por delante, en salud, economía y vida social. Pero también desafía con su furia destructiva a la estrella del sistema democrático: las elecciones. Como fichas de dominó, las cancelaciones de comicios en el mundo se suceden unas a otras , y cuando siguen firmes, se realizan en recintos más parecidos a quirófanos de hospital que a cualquier tipo de cuarto oscuro.

En América Latina ya se suspendieron las elecciones presidenciales de Bolivia, previstas para el 3 de mayo, que debían normalizar la vida política del país tras la renuncia de Evo Morales, el año pasado. Y el plebiscito constitucional de Chile se corrió del 26 de abril al 25 de octubre. Los cientos de miles de manifestantes que derribaron la vieja Constitución de la época de Augusto Pinochet, durante las marchas del año pasado, deberán esperar a que se vaya el Covid-19 para consumar la victoria.

En Uruguay, donde el brote se disparó de la nada a partir de una fiesta de casamiento en Carrasco, es posible que las elecciones municipales y departamentales de mayo sigan el mismo camino. En tanto, en Ecuador, uno de los primeros países en registrar casos y muertes en la región, cuando América Latina estaba a la expectativa de lo que sucedía en China y Europa, estudian aplazar los comicios presidenciales de 2021.

El calendario electoral que siguió su curso en las últimas semanas mostró estampas insólitas, en América y el mundo. En las elecciones de la Organización de los Estados Americano (OEA), donde de hecho solo votaban los representantes de los 34 países miembros, varios delegados votaron con guantes y barbijos, convirtiendo el recinto de sesiones en una sala de terapia intensiva.

Contra todos los desafíos, Vladimir Putin quiere seguir adelante con la consulta popular con la que pretende perpetuarse en el poder
Contra todos los desafíos, Vladimir Putin quiere seguir adelante con la consulta popular con la que pretende perpetuarse en el poder Fuente: AP

También hubo barbijos entre los votantes de las municipales en Francia y las legislativas en Israel, e incluso en las municipales de República Dominicana. Esta última tuvo lugar cuando ya el coronavirus era una realidad que obligaba a cuarentenas y limitaciones a las reuniones y actividades públicas en gran parte de la región.

¿Por qué algunos países votan y otros no? Pocas cosas demostraron ser más democráticas que el coronavirus, que pega a todos por igual. Pero las razones de continuar o cancelar las elecciones parecen responder, en muchos casos, tanto a necesidades de salud como a cuestiones de poder. El que va ganando quiere que siga la fiesta (de la democracia). El que viene de atrás clama por la salud de la población.

"La fecha de las elecciones pone en juego el acceso al poder, y las fuerzas trabajan en función de esa fecha. Si las tendencias me favorecen, el cambio de fecha no me conviene. Y si estoy segundo, el cambio me puede ayudar. Por eso algunos se resisten al cambio de fecha lo máximo posible, dijo a LA NACION el analista peruano Fernando Tuesta, quien trazó un paralelo con lo sucedido en su país en 2016.

"En las elecciones presidenciales, Pedro Pablo Kuczynski le ganó a Keiko Fujimori por 0,4% de los votos, una diferencia de solo 40.000 votos sobre los millones de personas del padrón. Como venía la tendencia, solo una semana antes hubiera ganado Fujimori", señaló Tuesta.

Las elecciones de la OEA estuvieron al borde de la suspensión. Dos días antes, el grupo de países de la Comunidad del Caribe y otros miembros pidieron la suspensión del evento, por el riesgo que implicaba para la salud de los asistentes. La reunión también debió pasar el visto bueno de las autoridades sanitarias de Estados Unidos. Resultado: las elecciones se realizaron y ganó el bloque que las impulsaba.

En Chile se pospuso el plebiscito que debía determinar el reemplazo de la antigua Constitución de la dictadura
En Chile se pospuso el plebiscito que debía determinar el reemplazo de la antigua Constitución de la dictadura Fuente: Archivo

En Israel, el primer ministro Benjamin Netanyahu animó a la gente a votar en las legislativas del 2 de marzo "con determinación y confianza". La gente fue a votar, en realidad, con barbijos y en carpas sanitarias. Pero siempre bajo la consigna del primer ministro de "no creer las noticias falsas" sobre el coronavirus. Netanyahu confirmó su favoritismo y salió triunfante.

Distinta suerte tuvo el presidente Emmanuel Macron, que promovió las municipales de Francia en medio de fuertes críticas sobre su realización, cuando ya el coronavirus era una realidad en el país y en el mundo. El electorado se mostró menos decidido que el jefe de Estado y la participación cayó un 20%. Macron, además, sufrió por partida doble: a las críticas previas se sumó una fuerte derrota. Después sí, se postergó la segunda vuelta.

"El 8 de marzo, 30.140 municipios de los 35.000 que existen en nuestro país eligieron a sus concejales y alcaldes en la primera vuelta. Es un resultado considerable. Quedan por elegir el resto. Esperamos poder celebrar la segunda vuelta el próximo mes de junio, si hemos conseguido contener la epidemia", dijo el primer ministro Édouard Philippe.

Y en Rusia, el presidente Vladimir Putin de momento sigue adelante con sus proyectos de perpetuarse. Pese a la expansión del coronavirus, la Comisión Electoral Central tiene orden de continuar los preparativos para celebrar, el 22 de abril, la consulta popular, con la que espera lograr la reforma constitucional que le permitirá estar dos mandatos más al frente del país, hasta 2036. Como todo lo demás, el coronavirus pasará, pero Putin quedará.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.