El Partido Colorado ratificó su hegemonía en Paraguay: ganó Abdo

El candidato del Partido Colorado es el gran favorito en los comicios presidenciales
El candidato del Partido Colorado es el gran favorito en los comicios presidenciales Fuente: AFP
El oficialismo, que domina la política local desde hace más de 70 años, retuvo el poder con un margen más estrecho de lo previsto; el sucesor de Cartes prometió mantener el modelo agroexportador y la apertura económica
Ramiro Pellet Lastra
(0)
22 de abril de 2018  

ASUNCIÓN.- El Partido Colorado, que domina la política paraguaya desde hace 70 años, ratificó ayer su hegemonía política con el triunfo de Mario Abdo Benítez sobre el liberal Efraín Alegre, que hacía su segundo intento de acceder al poder en alianza con la izquierda.

"Tenemos Partido Colorado para rato, Marito nos enseñó que se puede pensar en grande, Marito nos enseñó a resistir", clamaban sus seguidores cuando ya los resultados eran irrevocables. Con el 95% de las mesas escrutadas, Abdo Benítez obtenía el 46% de los votos contra el 42% de su inmediato seguidor, el liberal Efraín Alegre.

Abdo Benítez, de 46 años, promete mantener el actual modelo económico de apertura a la inversión extranjera, con extremas facilidades impositivas para estimular el pujante sector agroexportador, que catapultó al país al cuarto lugar mundial en la exportación de soja, la base del sistema.

Tras una campaña dominada por el malestar del electorado hacia la dirigencia política, Abdo, hijo de un hombre fuerte de la dictadura de Alfredo Stroessner, llegó al día clave con un cómodo dominio en las encuestas, una diferencia que sin embargo se redujo a solo cuatro puntos, mientras los resultados de boca de urna parecían dar una distancia de más de diez puntos promediando la jornada.

"Siempre hemos hablado sobre propuestas específicas, porque conocemos el Paraguay, conozco este país, a su gente, los desafíos, las necesidades de nuestro pueblo", declaró el ganador, saliendo al cruce del desánimo que cundía entre los votantes en los días previos a las elecciones.

En Paraguay no hay segunda vuelta electoral, por lo que el que se impusiera en las elecciones de esta jornada sería automáticamente el sucesor del colorado Horacio Cartes, incluso con un solo voto de diferencia.

Paraguay, que salió de 35 años de dictadura en 1989, vivió bajo mandatos colorados en los últimos 70 años, salvo el paréntesis del gobierno del exobispo Fernando Lugo (2008-2012). Su gestión tuvo un final abrupto con un juicio político y al año siguiente las cosas retomaron su color natural con la victoria de Cartes.

El Partido Colorado busca plasmar su favoritismo en las encuestas
El Partido Colorado busca plasmar su favoritismo en las encuestas Fuente: AP

Pese al dinámico ritmo de la economía, con un sostenido crecimiento de más de 4% anual durante una década -el FMI anticipa un 4,5% este año-, el gobierno saliente mostró escasos resultados en otros rubros. "Vamos a entregar un país bien diferente del que recibimos, pero aclarando que falta mucho por hacer y, desde el lugar que nos toque, vamos a hacer", dijo Cartes tras emitir su voto.

Eso no le quitó perspectivas de triunfo a Abdo. Mucho menos le sacó votos el hecho de que su imagen estuviera asociada con el régimen de Alfredo Stroessner como hijo del secretario personal del dictador y otras afinidades posteriores con sus herederos políticos.

En un intento de despegarse de ese estigma autoritario, que la oposición y los votantes independientes no dejaron de subrayar, el candidato oficialista reiteró ayer que "nadie puede dudar" de su compromiso con la democracia.

Su mejor carta de presentación en estas elecciones fue mostrarse a la vez como continuador de lo mejor de Cartes y como una propuesta superadora capaz de cubrir sus carencias en materia social y de corrupción.

Temores

El temor al fraude fue uno de los temas que más sonaron en la campaña e hicieron venir a observadores internacionales de la OEA y la Unión Europea (UE), que se desplegaron en raudas brigadas por los centros de votación del interior.

Tarea titánica la de estos voluntariosos visitantes extranjeros, ya que los medios locales difundieron una infinita cantidad de maniobras electorales, sobre todo de compra de votos.

Efraín Alegre, lejos de tirar la toalla por su desventaja en las encuestas, clamaba por fiscalizar con uñas y dientes tanto el voto como el escrutinio, en un intento desesperado de remontar la cuesta arriba que esperaba a su alianza.

Abdo recibió el saludo de los votantes, ayer, tras votar en Asunción
Abdo recibió el saludo de los votantes, ayer, tras votar en Asunción Fuente: AFP - Crédito: Eitan Abramovich

"Tenemos un ejército de la alianza en todas las mesas de Paraguay dispuesto a defender con sus pechos y su vida la democracia", dijo, como si fuera una guerra. El propio Alegre estuvo salpicado en un escándalo de compra de votos en las elecciones de 2013, cuando compitió contra Cartes.

Las nuevas autoridades asumirán el 15 de agosto para un período de gobierno de cinco años.

Estas elecciones también marcaron el regreso al gran juego de poder del expresidente Lugo, actual líder del Senado y que entró en la recta final con grandes posibilidades de que su agrupación, el Frente Guazú, cuando termine el recuento oficial se convierta en la segunda fuerza de esa influyente cámara legislativa, desplazando a los liberales.

Desde el Senado, Lugo cuenta con marcarle la cancha a "Marito", como se lo conoce en Paraguay, que durante el tramo final de la campaña insistió hasta la desesperación en que los votantes no hicieran corte de boleta y les dieran todo el poder a los colorados.

En el Senado se reencontrarán tres expresidentes, que vieron en esa cámara un lugar de influencia para no quedar fuera de la cocina política. Estarán Lugo, Cartes y Nicanor Duarte. Como dice la canción, "nada se pierde, todo se transforma".

Un final más ajustado de lo esperado

46,5%

Mario Abdo Benítez

Partido Colorado

Hijo de un hombre fuerte de la dictadura de Alfredo Stroessner, promete mantener el rumbo económico de apertura a la inversión con facilidades impositivas, para estimular el pujante sector agroexportador

42,7%

Efraín Alegre

Partido Liberal

Abogado y militante del Partido Liberal desde muy joven, el candidato, de 55 años, aspiraba a romper la hegemonía del oficialista Partido Colorado al frente de una coalición de centroizquierda, pero no lo logró

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.