Emocionado, el papa Francisco exhibió por primera vez las reliquias de San Pedro