Empresarios cambian de hábitos por la violencia

Bajo perfil para evitar secuestros
Bajo perfil para evitar secuestros
(0)
23 de enero de 2002  

SAN PABLO (De nuestro corresponsal).- Un Volkswagen Gol de 6000 dólares no parece precisamente el auto de un dirigente industrial y socio de la multimillonaria papelera Klabin. Y por eso lo eligió Horacio Lafer Piva, presidente de la poderosa Federación de Industrias del Estado de San Pablo (Fiesp), para circular por la ciudad. Hoy, es ése el auto en el que Lafer Piva se mueve por San Pablo para no llamar la atención y evitar convertirse en blanco de secuestros.

Es el fenómeno de la democratización de la violencia, que alcanza tanto al habitante de las favelas como al empresario del elegante barrio de Morumbí.

El de Lafer Piva no es el único caso. Muchos empresarios y millonarios paulistas hace tiempo que comenzaron a dejar de lado los autos importados que podrían tener -o que aún tienen en sus garajes-, para circular en vehículos de clase media. Como máximo, disimuladamente blindados.

"Estamos sitiados y amedrentados, pero tenemos que transformar estos sentimientos en indignación y acción: reclamar, exigir, participar", expresó ayer Lafer Piva, en relación con la ola de violencia que se vive en las mayores ciudades de Brasil.

Los efectos

La clase alta brasileña está manifestando su repudio a la ausencia total de seguridad que parece haber sorprendido al país. Es que los 100.000 empleados de vigilancia privada que trabajan en Brasil protegiendo a las clases media y alta ya no son suficientes para contrarrestar los efectos de varios siglos de desigualdad social extrema.

Los porteros 24 horas y las rejas electrificadas ya no sirven: los asaltos masivos a edificios de lujo, comandados por bandas con armamento pesado, se volvieron comunes. Los autos blindados tampoco lograron parar el auge de la violencia, como se demostró en el caso del intendente del Partido de los Trabajadores (PT), Celso Daniel, que en el momento de ser secuestrado circulaba en una camioneta importada y blindada. Los atacantes dispararon hasta que lograron abrir las puertas del vehículo, y sacaron al político por la fuerza.

Para Ivoncy Ioschpe, presidente del Instituto de Estudios para el Desarrollo Industrial, la inseguridad "perjudica no sólo a las personas, sino también las decisiones de inversión. Colombia es el mejor ejemplo de lo que no puede suceder aquí".

Castigo

  • BRASILIA (ANSA).- El gobierno brasileño prometió ayer "castigar a todos los responsables" por el gigantesco apagón del lunes, el mayor de los últimos tres años, aunque aún no se estableció con precisión la causa del desperfecto.
  • "Vamos a analizar lo que funcionó mal: por qué se cayó el cable de alta tensión en San Pablo y por qué eso afectó a once Estados", dijo el ministro de Minas y Energía, José Jorge de Lima.

    MÁS leídas ahora

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.