Empresarios cambian de hábitos por la violencia