En 1982, euforia para recibir a Juan Pablo II