Su fortuna está embargada. En apuros, Pinochet vende sus recuerdos