En Atenas cunde el pesimismo