En Caracas se preguntan cuánto podrán estar sin presidente

Entre otras limitaciones, Maduro no tiene el poder para nombrar ministros ni firmar tratados
Jim Wyss
(0)
16 de enero de 2013  

CARACAS.- De cuclillas en una entrada fuera del palacio presidencial, Alexis León dijo que tiene fe en que su inquilino, el presidente Hugo Chávez, regrese pronto a casa.

Funcionarios del gobierno insisten en que Chávez está alerta y habla con su familia mientras se recupera de una operación de cáncer en Cuba. Pero en Caracas -donde no se lo vio ni escuchó en más de un mes-, hay poco que hacer aparte de preocuparse y esperar.

"Si fuera un miembro de mi familia, también impediría que hiciera apariciones públicas hasta que estuviera recuperado por completo, cualquier cosa por su salud", dijo León, un profesor de teatro de 51 años de edad. "Él regresará. Sólo tenemos que darle tiempo."

Pero muchos se preocupan de cuánto tiempo puede funcionar la quinta mayor economía de América latina con su líder ausente e incomunicado.

El lunes pasado, la coalición opositora Mesa de Unidad Democrática (MUD) dio a conocer cartas enviadas a la Organización de los Estados Americanos (OEA) y al Mercosur, pidiéndoles que evalúen lo que ellos consideran una violación constitucional que podría "afectar la estabilidad de la región". La coalición también pidió presentar su caso ante el Consejo Permanente de la OEA.

A pesar de la frágil salud de Chávez, el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) insiste en que él está aún a cargo. Eso significa que el vicepresidente Nicolás Maduro no tiene el poder de designar embajadores o miembros del gabinete, ni de firmar tratados internacionales, dijeron expertos legales.

"¿Por cuánto tiempo tenemos que esperar por el presidente?", dijo Miriam Berdugo de Montilla, una legisladora de la oposición. "¿Quién puede decirnos dónde está el presidente? ¿En qué condición está? ¿Dónde lo tienen? Nadie sabe realmente."

"Imaginen al presidente Barack Obama sin una foto o una prueba de vida durante 35 días", dijo, por su parte, Russ Dallen, un inversionista y periodista de Caracas a un panel en Washington. "Es un escenario en verdad sorprendente", añadió.

Para complicar las cosas, la Corte Suprema desestimó las solicitudes de enviar un equipo médico a La Habana, y ningún médico u observador independiente comentó sobre su situación.

"Resulta sospechoso el hecho de que sólo las personas que hablan sobre la salud del presidente tienen intereses creados en ello", dijo Nelson Madrid, un maestro de música que perdió confianza en los informes del gobierno. "Necesitamos oír de nuestro presidente -agregó-. Realmente no sé qué va a pasar, tenemos que esperar que no sea algo malo."

Debate

Ninguno de los seguidores del presidente reconoció abiertamente un futuro después de Chávez. Y la decisión del TSJ presume no sólo que él está a cargo, sino que regresará para jurar.

"La parte más problemática es que [el TSJ] declaró, increíblemente, que el presidente Chávez no está ausente y está en control total de sus funciones, incluso cuando estuvo fuera del país por más de un mes y ni siquiera está en condición de firmar un comunicado oficial", escribió la MUD en su nota al Mercosur.

Por el momento, el debate constitucional ha tenido pocas repercusiones internacionales. Pero mientras más tiempo esté ausente el mandatario, menos sostenible será la situación, dijo Gregorio Gaterol, un legislador opositor.

"Este fallo del TSJ es una camisa de fuerza para la oposición", señaló Gaterol. "Pero con el tiempo el tribunal también se verá amarrado con esta decisión."

Por: Jim Wyss

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.