En Cataluña llega la hora de la verdad