En Dinamarca, casarse con un extranjero obliga a un virtual exilio