En España, la mayoría siguió usando las viejas pesetas